Bandeja de Halloween

¡Huoooola! ¿Qué tal llevas este miércoles de A C T I V I D A D? ¡Nosotros con muchas ganas de Halloween! La verdad que es una época que me encanta, sobre todo porque al día siguiente es mi cumple. Hoy te traigo esta actividad infantil tan molona para trabajar la noche de Halloween y muchas cosas más. ¿Empezamos?

Esquema.

  • EDAD: 2 – 4 años de edad.
  • MATERIAL: bandeja, calabaza, tablilla de la C (o cartulina con la C dibujada), plantilla de calabaza (pincha AQUÍ para conseguirla gratis), gomets de color naranja, y.. ¡todo lo que quieras echarle al bizcocho!
  • OBJETIVO: manipular la calabaza para trabajar su textura, color, olor y sabor, así como las semillas de calabaza, trabajar la motricidad fina, fomentar la lectoescritura, conocer más a fondo la fiesta de Halloween y ¡disfrutar de ella!
  • PROCESO: esta es otra de esas actividades largas que dan para mucho, así que resérvala para cuando tengas toda la tarde libre. La actividad en sí es la bandeja, pero es cierto que luego podemos usar esa calabaza para hacer algún dulce de repostería en familia. Bien, lo primero de todo es colocar los elementos en su sitio dentro de la bandeja: pon la calabaza con un trozo ya cortado a un lado, la letra C en medio y la plantilla con los gomets al otro lado. Ahora, presenta la bandeja a tu peque y explícale algunos conceptos sobre la calabaza, como su textura, olor, sabor y color. Deja que experimente con ella el rato que quiera. A continuación, muéstrale la letra C y, si tienes las letras de lija, recórrela a la vez que dices su fonema, /k/. Por último, explícale el objetivo de la plantilla, que es completar la calabaza con gomets de color naranja. Luego, como te decía antes, si quieres usarla para hacer algo de repostería, te recomiendo que se haga todo manual y que tu peque participe en (casi) todos los pasos del proceso. Y, ahora sí, ¡a merendar!
  • ADAPTACIÓN: si tu peque es mayor, puedes añadir todas las letras de la palabra “calabaza” y dejar que la copie con otras letras, que la escriba en una hoja o que las ordene.
  • EVALUACIÓN: si el niño no lo consigue, no se corrige, se deja para otro día. Y, una vez conseguido, se descarta la actividad o se modifica.

¡Una actividad terroríficamente educativa! Julen ha disfrutado mucho pegando los diferentes gomets y ahora vamos a por la elaboración de la merienda. ¡Ñaaaam!

Y hasta aquí este post. Espero que te guste tanto como a mí y, si la pones en práctica, me encantaría saber tu opinión y experiencia. Puedes escribirme aquí o en mi perfil de Instagram. 

¡Por cierto! Te invito a que descubras el motivo de que tu hijo se porta mal, AQUÍ.

Un beso grande y ¡hasta la próxima! 

🌻

Deja un comentario

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0