Bienvenidos al blog.

¿Alguna vez te has sentido cuestionado por no dejar llorar a tu hijo? ¿Por tu forma de entender y aplicar la crianza? ¿Por cogerlo en tus brazos todo lo que podías y más? ¿Alguna vez te han dicho que ‘ya es muy mayor para tomar el pecho’? ¿Y te han criticado por ser calma y ayuda en sus momentos de rabia y tristeza?

Si es así, hazme caso, vas por el camino correcto. El camino de la crianza respetuosa -o disciplina positiva-.

Todos los niños quieren ser tenidos en cuenta e importantes para sus adultos de referencia. Y aquí vas a encontrar el porqué.

Estoy segura de que has oído hablar alguna vez -o muchas- del Método Montessori. Pero, ¿sabes realmente lo que conlleva?

Más que un método es una filosofía de vida, una manera de ver la niñez y de ver al niño desde sus propios ojos y ofreciéndole lo que todas las personas merecemos: respeto.

Para Montessori es el adulto el que tiene que seguir al niño y no al revés, es decir, el que observa y tiene en cuenta las necesidades del niño en cada momento de su desarrollo y, partiendo de sus intereses, crea un ambiente físico y emocional adecuado.

¡Suscríbete a mi lista!

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0